Siamese Dream, The Smashing Pumpkins

Cambiando el tema del blog, ya no tanto de comida, paso a otro de mis temas favoritos y que mejor manera que hacerlo con uno de mis discos favoritos, El Siamese Dream de Smashing Pumpkins, en la víspera de sus 20 años de haberse editado.
Parece muy fácil mirar hacia atrás y confirmar el éxito de este disco, ya que a este esfuerzo le siguió el Mellon Collie and the Infinite Sadness, Zeitgist, pero antes del Siamese esta banda tocaba en clubes y bares.

Grabado en 1993, producido por Billy Corgan y Butch Vig, el mismo del Nevermind de Nirvana y quien ahora es baterista/productor de Garbage y productor de Foo Fighters.
Fue un disco muy difícil de grabar, así lo evidencia el Vieuphoria, ya que era el primer esfuerzo de Smashing para un sello grande (Virgin) y los ejecutivos no dejaban de llegar para ver que pasaba con la banda y lo que estaban haciendo. Afortunadamente, la mancuerna Vig-Corgan ya se conocían anteriormente, de grabar el Gish y la producción de este disco fue una continuidad de esa tranquilidad creativa para Corgan.

Recuerdo la primera vez que lo escuché, fue para sacar el cover de “Today” para una banda que tenía en Chitré con el P1, Spencer y El Simio. Yo era el lead guitar!. Después de un tiempo, ese CD volvió a la grabadora del cuarto donde pude empezar a apreciarlo con más calma.

Antes de la era de mp3 y de la quemadera de CD’s, recuerdo haber comprado este disco no menos de 5 veces. Así de birrioso soy con este disco. No se si se me perdía, me lo transaban o que, siempre volvía a comprarlo y justo ahora acaban de reeditarlo, creo que es una excusa más para volver a comprarlo.

Un disco Alternativo sin ser de Seattle, pero a su vez super introspectivo, donde se exorcisan muchos demonios de Corgan, exprimió todos sus sueños, frustraciones y emociones, pero que a su vez pudo ser un disco con hits y singles comerciales y con mucho arte y una producción sublime. Ya no es secreto que Corgan grabó todas las guitarras, bajo y voces, para terminar de grabar más rápido. Sólo Jimmy Chamberlin fue el otro músico en el disco, quien se encargó de la maravillosa y dinámica batería. Jimmy Chamberlin era un baterista de Jazz antes de su carrera con Smashing, influenciado por los grandes del Jazz como Buddy Rich y Gene Krupa y los grandes del Rock como Bonham y Keith Moon, pero Smashing antes de Jimmy tocaban con una batería electrónica. Esto fue lo que dijo Jimmy antes de entrar con los Smashing:

“Fui a ver la banda – Billy, James y D’arcy – tocaron en Avalon con una batería electrónica. Sonaron horrible! Fueron atroces! Pero lo que pude apreciar fue no solo que la estructura de las canciones era buena, la voz de Billy cargaba mucho a la banda, como si estuviera matándose por el éxito. Así que terminé manejando todos los miércoles para ensayar con ellos.”

Lo que dijo Billy fue:

El vestía un t-shirt rosado, jeans deslavados, tenía un mullet, manejaba un Nissan 280Z y tenía una batería amarilla. Nosotros nos mirábamos pensando “No la vamos a hacer, este no es el indicado”. Pero el se aprendió todas nuestras canciones, como sólo Jimmy puede    y con una práctica ya estabamos listos para presentarnos. Fue increíble. Ahí lo supimos. El es muy bueno.”

El común denominador del mercado cataloga este disco como una joya del “Rock Alternativo”, pero para mi es un disco de Rock Progresivo con elementos de los 90’s. Fue un disco muy difícil de grabar ya que era una banda muy frágil con toneladas de presión encima. Chamberlin estaba en lo peor de su adicción a la heroína. El guitarrista James Iha y la bajista D’arcy acababan de terminar su relación y la banda estaba muy sentida con que sólo Corgan iba a grabar todo. Corgan también venía de un “bloqueo de escritor” donde ganó mucho peso y sentía toda la presión de ser el “próximo Nirvana”.

Un disco sin ProTools, sin AutoTune. La sutileza de la voz de Corgan fue captada por un SM7 y Chamberlin usó un redoblante Radio King que fue sampleado para algunas partes del disco. La consola de grabación fue una Neve 8068, que había usado John Lennon. Se mezcló, por Alan Moulder, en Rumbo, Los Angeles en una Neve VR.

A continuación mi review, track por track:

Cherub Rock:
Primer sencillo del disco.
Desde que entra el redoblante te das cuenta que no es un baterista de rock y que no es un disco como los de ahora que son super HOT y comprimidos para que suenen alto. Es un disco con una dinámica increíble y desde el primer compás te das cuenta por los armónicos del redoblante. Luego el crescendo del riff principal anunciando que lo que viene es demencia, se escucha un riff con cuerdas abiertas que le da un espacio amplio a la canción sin tener que recurrir a efectos de tiempo. Antes del primer coro ya se percibe lo meloso de la voz de Corgan y lo que decía Chamberlin, la voz de Billy tenía mucho sentimiento. Los leads de las canciones son por Billy, ya que el era un guitarrista de metal y que sabía como sacarle provecho a todo el diapasón. El lead fue grabado en dos cintas diferentes (tape reels) y se jugó con el tiempo de estas cintas para darles el efecto de espacio y grandeza. El redoble al final, tipo “Los Picapiedra” lo que hace es incrementar la tensión antes del gran final. Esta fue una de las últimas canciones escritas para el disco (incluyendo el Piscis Iscariot).

Quiet:
Lo irónico de Quiet es que es una canción que tiene todo menos lo que su nombre implica. Otra vez, Chamberlin se roba el show antes del lead con un redoble extraordinario. Se puede sentir la cantidad de tracks de guitarras grabadas después del lead, cuando entran unos armónicos para adornar el coro y haciendo más grande la canción.

Today:
Segundo sencillo del disco, pero la primera canción escrita para el Siamese Dream. También fue la canción que puso a la banda en el Olimpo del rock.
Wao, tanta calma y tranquilidad antes del intro es envidiable. Cuenta la historia que, de la nada, Corgan escuchó nota por nota ese intro en un sueño y que se tardaron 12 horas sólo para grabar ese intro para que saliera super clean y en tono. Una distorsión tan fuerte que puede tumbar paredes. La letra de esta canción es super depresiva, lo que contrasta con el tiempo y la estructura de acordes de la canción, una clara influencia de The Cure.

Hummer:
De las pocas canciones donde se pueden escuchar efectos en los instrumentos, en el intro. A mi gusto, esta es una de las mejores canciones de todo el disco. Chamberlin, como todo un Buddy Rich, anuncia los cambios entre las partes con el redoblante. El sonido Strat Clean esta aprobado por Leo Fender y contrasta con las distorsiones tan agresivas y graves del coro, que esta adornado con leads. “Life’s a bummer when you are a hummer, life’s a drag”. A pesar de la exagerada cantidad de pistas de guitarra, nunca llegan a abrumar. Esta es la primera canción que hace una gran diferencia en la dinámica del disco, donde sólo queda Chamberlin con un ride y ghosts notes del redoblante adornando el outro del placer.

Rocket:
El cuarto sencillo del Siamese Dream.
Chillón, así arranca esta canción. Pocos efectos de tiempo y están en esta canción. Otra vez, la voz de Corgan es una joya en la textura de la canción. Cuando todo para y arranca el riff es como la confirmación de que “Si, este es un gran disco”. Los reverbs del final son como la pimienta que sólo un gran chef sabe añadir a un plato.

Disarm:
El tercer sencillo de este disco.
Esta canción hay que tratarla aparte del disco, pero sin perder el contexto del mismo. Letras como “cut that little child”, “what I choose is my choice” y “the killer in me is the killer in you” fueron muy polémicas en su momento. Corgan ha dicho que tratan de su relación con sus padres cuando era un adolescente. Recuerdo mucho el video, que era en blanco y negro, donde aparece la banda dando vueltas a la casa. Las canciones no tienen que tener distorsión para ser fuertes, es la actitud y el mensaje que le dan el soporte para que encajen en el disco.

Soma: se llegó a llamar “Coma” en un principio.
Ebows, Ebows everywhere.
Escrita por Corgan e Iha, donde Iha sólo aportó la estructura de acordes del intro.
Esta es una de las canciones más largas del disco y la primera que empieza suave y se mantiene suave. Cuenta la historia, que para esta canción se grabaron 40 pistas de guitarra. Sólamente 40. Con menos de 40 se hace un disco!. Según Corgan esta canción se basa en la idea de que “una relación sentimental es como el opio: crece lentamente hasta ponerte en un sueño, te relaja y te da la ilusión de seguridad”.
Dinámica es esta canción. El solo de piano es de Mike Mills, bajista de R.E.M. en un Steinway. Una armonía de feedbacks con cítara, ni las últimas ganadoras de Miss Universo muestran tanta belleza.

Geek U.S.A.
Una de las mejores canciones que se manda Chamberlin en este disco por su ejecución y dinámica y una de las canciones con más solos de guitarra en el disco, por eso es más un disco de Progresivo que de Alternativo. Un Alternativo tipo Pearl Jam, pero más dinámico y repleto de solos.

Mayonaise:
Wao, mi favorita, una balada rellena de distorsión. Otra canción que aparece Corgan/Iha, pero que Corgan se ha asegurado de decir que Iha sólo hizo un par de acordes.
El nombre de la canción se le ocurrió a Corgan cuando miró dentro de su refrigerador.
Increíble que el sonido de la guitarra en los coros haya sido una guitarra barata que sufría de “microfonía”. Nunca hay que subestimar un círculo sencillo, pero poderoso.

Spaceboy:
Lo chévere de esta canción es que cuando entra la demencia es todo en acústico, con arreglos de cuerdas y que Corgan se manda un sólo increíble en un Mellotron super temperamental, que se disfruta como si fuera hecho de melcocha para que dure mucho.

Silverfuck:
Vuelve la distorsión y Chamberlin más fuertes que en todo el disco, por si pensabas que se les había acabado la batería. Disfruto mucho la parte de las octavas del bajo y que la guitarra esta experimental con los efectos. Vig sabe mucho y pudo captar la esencia de Smashing en el disco para darles la ambientación de estar tocando en vivo, lo cual no es fácil de conseguir, menos si sólo 2 personas graban todo. Efectos en Reverse Reverb con cinta, esta es una de las cosas que más me atrajo a la producción. Los finales de las canciones rock tienen que ser así.

Sweet Sweet:
más que una canción, es una alegoría. Un waltz de celebración previo al gran finale.

Luna:
Otra de mis favoritas del disco.
Corgan esta tan metido en la canción que se le olvidó meter distorsiones como en el resto del disco. Sencillo, sublime amor. Supuestamente, aquí no grabó el bajo Corgan.
“I’m in love with you” con efectos de cítara, nada puede ser más atractivo que eso en loop.

Este disco se grabó en 4 meses, con un presupuesto de 250,000 dólares de 1992.
De 26 canciones que se grabaron, sólo 13 llegaron al Siamese Dream y 6 al Piscis Iscariot.
Al terminar la grabación del disco, Vig estaba tan agotado emocionalmente que no lo pudo mezclar y se lo pasó a Alan Moulder, quien lo presentó como lo conocemos ahora, después de 6 semanas continuas, sin descanso, de mezcla.
UN DISCAZO! que se disfruta más a todo volumen.

Como dato curioso, una de las niñas de la portada del disco del ’93 es la actual bajista Nicole Fiorentino.

Me gustan las opiniones, deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s